Los viajeros de hoy fueron recibidos por la vista de cientos de agentes de la ley desplegados en los centros de tránsito como parte de un simulacro.

El ejercicio de tres horas fue planeado antes de los atentados suicidas en Rusia.

El público se ocupó de sus asuntos en medio de oficiales fuertemente armados, perros detectores de bombas y dispositivos de detección de explosivos.

La táctica, llamada "aumento repentino", está diseñada para interrumpir o disuadir a posibles terroristas de atacar el sistema de tránsito.

La policía de Nueva York lo hace en menor escala cada día. Este ejercicio se centró en una respuesta multi-agencia.

El subjefe Vincent Giordano dijo: "Por su mera presencia podrían interrumpir un complot". Giordano es el coordinador de contraterrorismo de la policía de Nueva York.

También participaron la Guardia Nacional y los oficiales de policía de Amtrak, la Autoridad Metropolitana de Transporte, New Jersey Transit, la Autoridad Portuaria de New Yokr y
Nueva Jersey, y la Administración de Seguridad del Transporte

Fuente: NJ.com