Hace dos semanas, mientras manejaba en la carretera, estaba a punto de tomar la salida de mi casa cuando un autom贸vil me pas贸 por el hombro, golpeando el espejo lateral derecho. Naturaly, eso me sobresalt贸, as铆 que le hice una se帽al con los faros mientras tocaba la bocina. De repente, pis贸 los frenos y casi me estrell茅 contra 茅l.

En el 煤ltimo momento decid铆 adelantar al auto en el hombro para evitar una colisi贸n. Fue entonces cuando el conductor intent贸 alejarme de la carretera y meterme en la barrera de choque. Patin茅 pero r谩pidamente recuper茅 el control sin golpear nada.

Mi coraz贸n perdi贸 un par de latidos, y estaba furioso por haber sido puesto en una situaci贸n tan peligrosa. Cuando el conductor decidi贸 alcanzarme otra vez, le grit茅 y le indiqu茅 que lo tomara con calma. Se puso delante de m铆 otra vez y comenz贸 a frenar, tratando de hacerme chocar contra 茅l.

Tomamos la misma salida de la carretera y 茅l se qued贸 frente a m铆, conduciendo lentamente e intentando interrumpirme. Parec铆a estar tratando de adivinar a d贸nde iba, y no me import贸 porque estaba realmente interesado en conocer la raz贸n de su comportamiento y en acercarme lo suficiente como para anotar la marca y el modelo del auto, y el n煤mero de placa. . De todos modos, no estaba pensando con claridad debido a la conmoci贸n de casi haber tenido un accidente grave.

Le hice una se帽al al conductor para que detuviera su auto, y mi novia not贸 que estaba hablando por tel茅fono y que su pasajero me estaba apuntando con el dedo y agitando una botella de cerveza como si fuera a golpearme con eso. Antes de que pudiera decir las palabras: "Oh, oh, esto es malo ...", se detuvieron y salieron del auto. Yo tambi茅n lo hice, porque quer铆a hablar con el conductor y ver cu谩l era su problema. De repente, un hombre enorme, de m谩s de 6 pies de altura y alrededor de 260 libras sali贸 de una casa cercana.

Aparentemente, el conductor hab铆a llamado a su amigo y me hab铆an atra铆do a una trampa, probablemente para golpearme. Le dije a mi novia que se quedara en el auto con las puertas cerradas, el motor en marcha y que llamara a la polic铆a si era necesario.
El tipo grande me dijo que me fuera "o si no". Cuando le dije que no ten铆a nada que ver con 茅l, pero que quer铆a hablar con su amigo, amenaz贸 con apu帽alarme. Luego se levant贸 la camisa y se movi贸 para agarrar la empu帽adura de un cuchillo de cocina. Mi novia gritaba desde el auto, 鈥溌uchillo! 隆Cuchillo! 隆Cuidado, 茅l tiene un cuchillo!

Tan r谩pido como pude, dibuj茅 mi SIG SAUER, que siempre llevo en una funda de paleta en mi lado derecho. Orden茅 a los tres hombres, el hombre grande y los dos ocupantes del autom贸vil, que se tumbaran en el suelo, boca abajo. En un par de minutos lleg贸 la polic铆a del pueblo. Los tres hombres fueron arrestados por conducta desordenada y amenazante (amenaza de violencia f铆sica).

Aprend铆 una valiosa lecci贸n: nunca dudes de tus dudas. Tuve una sensaci贸n divertida cuando mir茅 por primera vez al conductor. Nunca deb铆 meterme en la discusi贸n y poner a mi novia en peligro. Afortunadamente, todo termin贸 bien, gracias a la capacitaci贸n psicol贸gica y en armas de fuego que recib铆 mientras trabajaba como oficial de seguridad armado hace unos a帽os.

No soy una persona violenta, y creo firmemente que evitar es la mejor opci贸n. Estoy escribiendo esto para decirles a todos lo r谩pido que las cosas pueden ir mal. Aproveche mi experiencia como una lecci贸n y tome en serio su capacitaci贸n y su seguridad personal. Entrena duro para luchar f谩cil.
鈥擪G, NY