Todo comenz贸 a fines del oto帽o pasado como una parada de tr谩fico de un presunto ladr贸n en un condado vecino, pero las cosas r谩pidamente se fueron al sur. El principal malvado termin贸 luchando contra un detective por el costado de un terrapl茅n. 脡l fue capaz de regresar a la carretera primero, rob贸 la unidad de la polic铆a y la sigui贸 a nuestro condado. Los disparos fueron disparados.

Pronto abandon贸 el interceptor de la polic铆a y se dirigi贸 a pie a un 谩rea de matorrales de cedro, bosque de robles, terreno rocoso roto salpicado de cuevas, sumideros y granjas abandonadas de aproximadamente 10 millas cuadradas.