Dos reclutas militares estadounidenses de la fe Sikh están desafiando la orden del Ejército de retirar sus turbantes y cortarse el pelo y la barba para cuando deban presentarse en el servicio activo en julio. Los dos hombres, el capitán Kamaljit Singh Kalsi, médico, y el teniente segundo Tejdeep Singh Rattan, dentista, quieren ayudar a los militares brindándoles atención médica muy necesaria a los soldados en el extranjero, pero sus prácticas religiosas pueden impedirles hacerlo.