T√ļ eres el perro pastor, ven a proteger al reba√Īo del lobo. Cuando el colmillo que llevas en tu funda extrae sangre de aquellos a los que sirves para proteger, en lugar de hacerlo del lobo, puede ser devastador para la v√≠ctima y el oficial inocentes por igual. Veamos algunos de los (afortunadamente pocos) ejemplos en los que esto ha sucedido. Tienden a descomponerse en ciertos tipos de incidentes.

OBJETIVO INCORRECTO

Caso uno
En el sur, una oficial altamente entrenada fue una de las primeras en responder a un robo a mano armada en progreso. Al ver a un hombre que sal√≠a corriendo del local con una pistola en la mano, ella le orden√≥ que lo dejara caer, y cuando no lo hizo, ella lo derrib√≥. Result√≥ que sus disparos hab√≠an derribado al due√Īo del negocio v√≠ctima, que estaba persiguiendo al autor con su propia arma de defensa de la tienda con licencia. En la emoci√≥n, aparentemente no hab√≠a escuchado su advertencia o estaba tan involucrado en su propia identidad como el "buen chico" que no cre√≠a que ella estuviera hablando con √©l.