Dos atacantes suicidas atacaron a las autoridades en el sur de Rusia el mi√©rcoles, matando a 12 personas, incluidos nueve polic√≠as. El primer ministro, Vladimir Putin, dijo que las explosiones podr√≠an haber sido organizadas por los mismos militantes que atacaron el metro de Mosc√ļ.

Los ataques del miércoles se produjeron después de que el poderoso ex presidente prometiera "arrastrar fuera de la alcantarilla" a los terroristas que planearon los atentados de los autobuses del lunes, en los que murieron 39 personas y resultaron heridas decenas de viajeros durante la hora pico.

Las explosiones del miércoles se produjeron en Daguestán, una de las provincias en el volátil norte del Cáucaso de Rusia, que ha sido desestabilizada por los bombardeos casi diarios y otras incursiones de militantes islámicos.

"No descarto que esta sea una y la misma pandilla", dijo Putin en una reunión televisada del Gabinete. El presidente Dmitry Medvedev más tarde llamó a los ataques "enlaces de la misma cadena".
Nadie se ha hecho responsable de ninguno de los ataques.

Los atentados del metro en Mosc√ļ fueron los primeros ataques suicidas en la capital rusa en seis a√Īos y conmocionaron a un pa√≠s que se hab√≠a acostumbrado a tener tal violencia confinada en su inquietante esquina sur. Siguieron una advertencia de un l√≠der militante isl√°mico de que los militantes llevar√≠an su lucha al coraz√≥n de Rusia.

La polic√≠a de Mosc√ļ ha estado en alerta m√°xima desde los ataques del metro, reforzando los bloqueos de carreteras en las carreteras que conducen a la ciudad. El jefe de la agencia dijo el mi√©rcoles que miles de oficiales han sido enviados a patrullar el metro, controlar a los migrantes de las provincias del sur e inspeccionar los almacenes que podr√≠an albergar escondites de armas.

Fuente: Yahoo! Noticias AP