LONDRES, Inglaterra (CNN) - Una técnica innovadora que permite a los científicos detectar huellas dactilares en balas gastadas y casquillos, incluso cuando la huella se limpió, se ha desarrollado en Gran Bretaña y puede ayudar a los policías y científicos forenses a resolver casos fríos. La técnica funciona detectando la corrosión del metal causada por el sudor. La menor cantidad de sudor se imprime instantáneamente en el metal y deja una corrosión en forma de huella dactilar, lo que le brinda a la policía la capacidad de combinar esas huellas con las huellas dactilares de posibles sospechosos; algo que no podían hacer a menos que descubrieran una huella dactilar real.