Acabo de regresar de una semana de testificar en casos de autodefensa armada para ense√Īar una clase de LFI-I a 28 personas que inclu√≠an un abogado, unos pocos polic√≠as y un par de docenas de ciudadanos privados preocupados. En las sesiones de preguntas y respuestas, termin√© pregunt√°ndome sobre suficientes mitos adicionales sobre el tema para completar otro art√≠culo. No deber√≠a haberme sorprendido.

Durante generaciones en este pa√≠s, la informaci√≥n s√≥lida sobre este tema simplemente no se ense√Ī√≥ a ciudadanos privados. Alguien que pregunt√≥: "¬ŅCu√°ndo puedo dispararle a alguien en defensa propia?", Le dijo la sociedad: "¬°Eso es un trabajo de polic√≠a! Si quieres hacer eso, ve a la academia de polic√≠a y convi√©rtete en un polic√≠a. "Bueno, eso fue un poco como en los viejos tiempos cuando un adolescente lleno de hormonas que ped√≠a informaci√≥n sobre el sexo fue dicho por los adultos. ¬°hazlo! Descubrir√°s todo eso cuando te cases. "