Uno no tiene que mirar muy lejos para encontrar informes sobre problemas de confiabilidad en el M-4 de 14.5 pulgadas u otras carabinas de barril corto. Ha llegado al punto de que incluso hay una investigación en el Congreso sobre la confiabilidad de la Carabina M-4 y el contrato de fuente única con su fabricante. Estos problemas se derivan del hecho de que la plataforma M-4 se deriva de la serie de rifles M-16 de 20 pulgadas y, como tal, se hicieron compromisos para reconfigurar el sistema operativo Stoner de casi 50 años de antigüedad para que se ajuste a un paquete compacto

El compromiso más obvio, y el mayor perjuicio para su confiabilidad, es el barril acortado y el sistema operativo. A medida que el cañón se vuelve más y más corto, el puerto de gas desde el cual el arma extrae su poder de operación tiene que aumentar de tamaño para proporcionar una contrapresión suficiente para funcionar correctamente. A medida que este puerto de gas se agranda, aumenta la cantidad de gases abrasadores que operan el arma. Fuera de un sistema de gas reducido, estos gases calientes contienen un porcentaje mucho mayor de residuos de polvo que posteriormente se descargan directamente en el corazón del arma. Estos gases calientes también actúan como un desengrasante literal que se quema o elimina la lubricación que permite un funcionamiento confiable.