Nota del editor: Combat Handguns paga $ 100 por cada carta de "隆Me pas贸 a m铆!" Que imprimimos. Env铆e el suyo a Combat Handguns, 1115 Broadway, New York, NY 10010. Atenci贸n: 鈥溌e pas贸 a m铆!鈥 O env铆e un correo electr贸nico a [email protected]

Acabo de terminar de leer el art铆culo Feeling Psychic (edici贸n de marzo de 2009) y puedo relacionarme con esa historia y estoy seguro de que hay otros que pueden decir lo mismo. Tienen voces en su cabeza tambi茅n. No, no tu esposa o las voces "locas", sino esa vocecita que te est谩 cuidando. Creo que casi todo el mundo tiene uno y puede ser usado o perdido. Tal vez no perdido, solo cubierto con los problemas del d铆a a d铆a.

Cuando sal铆 de la Armada hace muchos a帽os, mi "voz" era muy activa. Lo escuch茅 y evit茅 muchas situaciones malas o al menos las vi venir. Con el tiempo lo perd铆. Hace unos a帽os estaba de vuelta, pero me cost贸 varias veces darme cuenta de que era mejor empezar a prestar atenci贸n. Mi 煤ltima voz de peligro lleg贸 hace unas semanas en un estacionamiento.

Mi esposa se someti贸 a una cirug铆a card铆aca y no pudo conducir, as铆 que la llev茅 a una ciudad cercana para que me hicieran radiograf铆as y me hicieran un chequeo en el consultorio del m茅dico. Hab铆amos tomado prestado el auto de su madre ya que era m谩s f谩cil para ella entrar y salir. Adem谩s, ten铆a que montar en el asiento trasero. Ahora ella era una verdadera conductora de asiento trasero.

Conseguimos las radiograf铆as en el hospital y nos dirigimos a la oficina del m茅dico para un chequeo. La dej茅 salir por la puerta de la oficina y baj茅 a un lugar de estacionamiento. Hab铆a escaneado el 谩rea cuando entramos en el lote y tom茅 notas mentales sobre el 谩rea. N煤mero uno fue que no deber铆a haber tr谩fico peatonal a trav茅s de esta 谩rea de la ciudad. Not茅 varias otras cosas y por alguna raz贸n proced铆 a seguir adelante.

Despu茅s de estacionar, me desabroch茅 el cintur贸n de seguridad, coloqu茅 mi arma en el asiento a mi lado, coloqu茅 mi cargador (un cargador de armas, qu茅 m谩s) en mi regazo y lo apoy茅 contra el volante. Baj茅 la cabeza y comenc茅 a leer. Diez minutos m谩s tarde, la voz estaba all铆, fuerte y clara. 隆Peligro! Sin moverme, escane茅 la calle frente a m铆 ... nada. Mir茅 en todos los espejos retrovisores, todav铆a nada. Me di cuenta de que no hab铆a cerrado las puertas despu茅s de que mi esposa saliera. Mi mano se movi贸 hacia la cerradura. Ese sentimiento era muy fuerte. De repente me sent茅 derecho, gir茅 para mirar por encima de mi hombro. Golpe茅 el interruptor de bloqueo mientras giraba. Era muy ruidoso

Mis ojos se encontraron con un hombre grande que ven铆a hacia el final del pr贸ximo autom贸vil al costado de mi autom贸vil. 脡l se estremeci贸 y se detuvo en seco ante mi movimiento y el sonido de esas cerraduras. Se dio la vuelta y se alej贸 apresuradamente hacia el final del edificio. 脡l debe haber venido de un estacionamiento al lado. Esper茅 unos minutos, luego puse mi pistola en el bolsillo y fui a la consulta del m茅dico a buscar agua. Mi boca estaba repentinamente muy seca. S铆, tengo un permiso de transporte. La voz lleg贸 y escuch茅.

Si escucha 鈥渧oces鈥 o tiene la sensaci贸n de que algo est谩 por suceder o siente que debe o no debe hacer algo, 隆escuche! Podr铆a salvarte a ti oa un ser querido. Creo que con la pr谩ctica puedes afinar tu voz interior y ser谩 alta y clara. Haz esto deteniendo lo que est茅s haciendo y concentr谩ndote en lo que te est茅 molestando. Despu茅s de un par de veces, es m谩s f谩cil escuchar y reaccionar o cambiar sus planes.
鈥擶P, LA