Ambas cámaras de la asamblea general de Carolina del Norte aprobaron el Proyecto de Ley 937, que otorga a las personas con armas ocultas el derecho a llevarlo a un bar o restaurante.

Las emociones son variadas, y muchos dueños de negocios están en la barrera con respecto a la nueva legislación, ya que los pone en una situación incómoda.